La propiedad intelectual es un motor fundamental de innovación y crecimiento.

A menudo, la innovación puede ser algo arriesgado, ya que convertir ideas en nuevos productos y procesos que añadan valor a una organización resulta caro y precisa tiempo. Aquí es donde la propiedad intelectual (PI) desempeña una función importante a la hora de conseguir el equilibrio entre riesgo y recompensa.

Resulta esencial brindar a las empresas de la UE herramientas y conocimientos que les permitan entender sus activos intelectuales y maximizar el beneficio de las inversiones que llevan a cabo en innovación y creatividad.

El Plan Estratégico de la EUIPO 2020 se marca el objetivo de «potenciar el acceso al sistema de PI y al conocimiento de la PI». Para apoyar la consecución de este objetivo, el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual pone en marcha una serie de iniciativas pensadas para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y para los innovadores particulares.

Las pymes son la espina dorsal de la economía de la UE, ya que representan el 99 % de todas las empresas de la UE. Desde 2011 han creado alrededor del 85 % de los nuevos puestos de trabajo y a ellas corresponden dos tercios del empleo total del sector privado en la UE.

No obstante, los estudios realizados muestran que la mayoría de las pymes de Europa no superan los primeros 2 o 3 años de su existencia. Los desafíos son numerosos: hacerse con una clientela decisiva, garantizar unas ventas sostenidas y un flujo de efectivo continuo, presentar los informes necesarios a las autoridades públicas, etc., y, por supuesto, proteger los derechos de propiedad intelectual (DPI).

Las pymes y los DPI: informes más importantes:

Informe sobre los Derechos de Propiedad Intelectual y el rendimiento de las empresas en Europa, elaborado por el Observatorio, muestra que las pymes titulares de DPI tienen unos ingresos por empleado un 32 % superiores a aquellas que no lo son y también que pagan a sus empleados salarios más altos.

Los tres obstáculos principales a los que las pymes se enfrentan a la hora de registrar la PI son la falta de tiempo, de dinero y de conocimientos. El objetivo del Observatorio es brindar herramientas y servicios que reduzcan o eliminen estos obstáculos de forma que las pymes puedan tomar decisiones con conocimiento de causa para proteger sus innovaciones.