Ir a la página principal
EUIPO
Proteja sus marcas, dibujos y modelos en la Unión Europea

Proteja su propiedad intelectual en la Unión Europea.

Menu

Atrás

Al rojo vivo: la representación de una marca que consiste en una combinación de colores

May 25, 2021 - case_law_comment
Al rojo vivo: la representación de una marca que consiste en una combinación de colores

Al rojo vivo: la representación de una marca que consiste en una combinación de colores

En su primera sentencia desde el caso Red Bull en el TJUE, el Tribunal General aclara su enfoque respecto a las marcas de color y el artículo 4, del RMUE.
24/03/2021, T‑193/18, Andreas Stihl contra EUIPO, EU: T:2021:163


Stefan Martin, miembro de la segunda Sala de Recurso; Jonathan Boyd, trabajador en prácticas de la EUIPO

Este artículo refleja las opiniones y puntos de vista de los autores, no la posición de la EUIPO.

 

Antecedentes

El 19 de diciembre de 2008, Andreas Stihl AG & Co. KG (en lo sucesivo, «el titular de la MUE») solicitó el registro de una marca de color para motosierras en la Clase 7. El signo consiste en una combinación de los colores naranja (RAL 2010) y gris (RAL 7035), como se muestra a continuación, con la siguiente descripción: «El color naranja se aplica en la parte superior de la carcasa de la motosierra y el color gris, en la parte inferior.»

 

 

La solicitud se publicó el 3 de mayo de 2011, y se registró el 10 de agosto de 2011. El 24 de junio de 2015, la empresa Giro Travel Company (en lo sucesivo, «la parte coadyuvante») presentó una solicitud de nulidad de la marca con arreglo al artículo 52, apartado 1, letra a), del RMC (actualmente el artículo 59, apartado 1, letra a), del RMUE), interpretado en relación con, entre otros, el artículo 7, apartado 1, letra a), del RMC (actualmente artículo 7, apartado 1, letra a), del RMUE).

El artículo 7, apartado 1, letra a) del RMC indica lo siguiente.

  1. Se denegará el registro de:
     
    1. los signos que no sean conformes al artículo 4;

El artículo 4 del RMC es el siguiente.

Podrán constituir marcas comunitarias todos los signos que puedan ser objeto de una representación gráfica y, en particular, las palabras, incluidos los nombres de personas, los dibujos, las letras, las cifras, la forma del producto o de su presentación, con la condición de que tales signos sean apropiados para distinguir los productos o los servicios de una empresa de los de otras empresas.

En 2016, el requisito de representación gráfica se eliminó. El signo debe ahora ser «representado en el Registro de marcas de la Unión Europea, […] de manera que permita a las autoridades competentes y al público en general determinar el objeto claro y preciso de la protección otorgada a su titular».

El 29 de noviembre de 2016, la División de Anulación desestimó la solicitud de nulidad en su totalidad. La parte coadyuvante recurrió, y el 23 de enero de 2018 la Sala de Recurso estimó el recurso, y declaró la nulidad de la marca (R 0200/2017‑2). El titular de la MUE presentó un recurso de anulación de la resolución de la Sala ante el Tribunal General, en el que se alegaba la vulneración del artículo 4, del RMUE, interpretado en relación con el artículo 7, apartado 1, letra a), del RMUE. El Tribunal General estimó el recurso del titular de la MUE, al considerar que la marca cumplía los requisitos del artículo 4, del RMC y la jurisprudencia pertinente.

Combinaciones de colores como marcas

Desde hace tiempo, se ha aceptado que la lista de posibles marcas del artículo 4 no sea exhaustiva, y el Tribunal de Justicia confirmó en Libertel (06/05/2003, C‑104/01, EU:C:2003:244) que los colores per se podían registrarse, siempre que cumplieran la función de una marca y los criterios establecidos en Sieckmann (12/12/2002, C‑273/00, EU:C:2002:748). Aunque Libertel se refería a un único color, la sentencia estableció que una combinación de colores también puede ser una marca, siempre que su representación sea distintiva y cumpla los criterios del artículo 4, del RMC (ahora artículo 4, del RMUE). El principio está ahora consagrado en el artículo 4, del RMUE, que menciona específicamente los «colores» en la lista de signos que pueden constituir una marca de la UE. El Tribunal General inicia la revisión en Stihl recordando que la inscripción de la marca en un registro público tiene por objeto hacerla accesible a las autoridades competentes y al público, en particular, a los operadores económicos (§ 28).

La representación de las marcas de color

En el caso de las marcas de un único color per se, una muestra del color junto con una descripción verbal del color y un código reconocido internacionalmente constituyen una representación gráfica adecuada (§ 30). A su vez, los signos formados por combinaciones de colores son únicos, ya que es inherente a su naturaleza que no tengan contornos: «la marca de color per se puede aplicarse, sin contornos, sobre toda la superficie de los productos a los que hace referencia, con independencia de su forma o de su envase, lo que no sucede con las marcas figurativas» (30/11/2017, T‑102/15 – T‑101/15, Red Bull contra EUIPO, EU:T:2017:852, §  75). Como limitación, el TJUE en la sentencia Heidelberger Bauchemie (24/06/2004, C‑49/02, EU:C:2004:384) exigió que «una representación gráfica de dos o más colores, presentados de forma abstracta y sin contornos, debe implicar una disposición sistemática que asocie los colores de que se trata de manera predeterminada y permanente» (Heidelberger, § 31). Además, la mera yuxtaposición de dos o más colores sin forma ni contornos o la mención de dos o más colores «en todas las formas imaginables», como la que constituye el objeto del asunto principal, no reúne los requisitos de precisión y de permanencia exigidos por el artículo 4 (Heidelberger, § 30). Esto se debe a que:

Dichas representaciones darían lugar a numerosas combinaciones diferentes, por lo que el consumidor no podría percibir y recordar una combinación determinada que le permitiese repetir la experiencia de compra con certeza, como tampoco, permitiría a las autoridades competentes y a los operadores económicos conocer el alcance de la protección otorgada al titular de la marca. (Ídem)

Esta posición se refleja ahora en el artículo 3, apartado 3, letra f), del RMUE.

La importante función de la descripción del signo

La función de la descripción de la marca se detalla en el artículo 3, apartado 2, del REMUE, que establece que «En los casos en que la representación vaya acompañada de una descripción con arreglo al apartado 3, letras d), e), f), inciso ii), y h), o al apartado 4, la descripción deberá concordar con la representación y no extender su ámbito de protección». La descripción puede definir el objeto de la protección cuando especifique, por ejemplo, en qué parte del producto se aplicarán los colores. Si la solicitud incluye una descripción, la marca deberá examinarse junto con la representación gráfica (§  33); véase también, 29/07/2019, Red Bull contra EUIPO, C‑124/18 P, EU:C:2019:641 (Asunto Red Bull en el TJ, en adelante Red Bull (TJ)). La descripción de una marca debe ser coherente con su representación gráfica (Red Bull (TJ), § 37).

La descripción también debe ser clara, precisa, completa en sí misma, fácilmente accesible, inteligible y objetiva (§ 33). En Stihl, la descripción cumple este requisito: la descripción permite al consumidor pertinente «ver un objeto en particular, específicamente, la carcasa de una motosierra con dos partes, la superior de color naranja y la inferior de color gris, y reconocerla en el momento de la compra» (§ 39).

Importancia práctica
Stihl no es una desviación de la jurisprudencia anterior. Para los signos que consisten en una combinación de colores, la ley mantiene que una representación gráfica que permita una pluralidad de reproducciones imaginables que no estén predeterminadas ni sean uniformes es incompatible con el artículo 4 del RMC y el RMUE. Esto es aún más cierto cuando la descripción plantea más problemas de los que resuelve, como «se reivindica la protección para los colores azul (RAL 5002) y plata (RAL 9006). La proporción de los colores es aproximadamente del 50 %‑50 %» (Red Bull (TJ), § 10).

.


Nuestra web utiliza cookies para apoyar las características técnicas que mejoran su experiencia de usuario. Utilizamos también herramientas de análisis Más información